martes, 24 de febrero de 2009

Ámbar

7 comentarios:

Olga B. dijo...

Alta joyería de lluvia con cristales. Y el hilo de tus ojos.
Precioso ámbar.

Suso Ares Fondevila dijo...

Muchas gracias, Olga, y al sol, y a la lluvia, que se prestaron a ello.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Un tronco muy elevado divide el paisaje en dos, no sé si de un árbol o de una cruz y, a ambos lados, un bosque rociado por la luz de la esperanza y el ensueño. Gracias.

Suso Ares Fondevila dijo...

Gracias a ti Jesús, a tus ojos, que completan lo que vieron los míos.

Alejandro Martín Navarro dijo...

¡¡Ostras!! ¡¡Esta foto es un poema escatológico!!

Suso Ares Fondevila dijo...

Una ventana para entrar, ¿verdad? Luz ambarina, previa a la luz Luz.
Gracias. Alejandro.

Anónimo dijo...

Esta foto es como la lluvia dorada... esa vertiente de líquido que nace en las altas cumbres, baja por las montañas y atravieza los campos para ir a para al más impestuoso de todos los desagües: tu boca. Y luego de bailar con tus entrañas, vuelve a nacer haciéndose paso entre tus labios vaginales para llegar a un nuevo desagüe y permitir que el ciclo comience otra vez...en mi boca.